Viaje de ensueño: Patagonia 01-09-2005
Al Fin del Mundo y retorno

Historia y fotos de Andrew Cherney

“Tiene el aspecto de la antiguedad, desolación, de absoluta paz“(W.H. Hudson)

Craaaaaaaaaaaaaaaack. Whoooosh. Kerthunk. Del otro lado del lago alguien grita, “Vamos moreno! De siempre!” mientras un pedazo de hielo se desprende del cuerpo de un irreal y azul glaciar y colapsa 60 yardas dentro del Lago Argentino como un martillo. Hace un sonido estruendoso, un cañonazo que se siente en mi pecho como golpes de sonido.

Hay veces en tu vida en las que enérgicamente te recuerdan lo insignificante que eres, y presenciar un glaciar de 4 km de alto y 2 de ancho ciertamente califica. La intensidad de estar parado frente a una tan grande y viva fuerza hace temblar tus pensamientos. El cerebro humano no puede captar tal enormidad. Si me fuera a encontrar la religión, la Patagonia seria el lugar para eso.

Estaba a mitad de camino de un viaje de dos semanas en la áspera y desolada área conocida como Patagonia. Este triangulo situado al sur abarca el sur de Chile y Argentina, revelándose como un revoltijo de paisajes – de picos dentados a vastos, mesetas azotadas por el viento que luego se zambullen suavemente bajo el océano Atlántico. Es una explosión deslumbrante de islas, glaciares, desiertos y montañas. Los familiares puntos blancos de los Andes se asomaban ocasionalmente sobre los escasos bosques del lado Argentino, y cuando uno viaja al sur, la población disminuye hasta que parece que sólo hay un camino de ripio que lleva al fin del mundo. Aunque la entera región sigue por un millón de kilómetros cuadrados, tiene menos de un millón de habitantes. El operador de viaje Motoaventura y anterior corredor internacional de enduro Roberto Baum tenia su abultada BMW GS encima de un sucio camino con sedimentos hacia el parque nacional Los Glaciares y el increíble parque nacional Perito Moreno. El maravilloso río de hielo es extensamente visto como una maravilla en Sudamérica, mucho como el Gran Cañón esta en nuestro cuello del bosque. Pero en esta parte de la Patagonia, era solo el comienzo del hermoso show de la madre naturaleza.

Si quieres encontrar el bueno-a-honesto fin del camino, el menos el lado del sur, esto es más o menos eso.

Nuestro trío de jinetes montados en una Yamaha XT 600 dual-sports y una BMW F 650 siguieron a Baum a una mirada del glaciar justo cuando un pedazo de hielo empezó a desprenderse. El contraste de los marrones y frondosos lados de las montañas contra el intenso brillo del hielo moviéndose era de otro mundo, y un guía nos contó que lo que estábamos viendo eran los restos de una pasada era de hielo. ?El glaciar Moreno era parte de la ultima glaciación, que aun esta terminando aquí.?, explico, apuntando a la luminosa pared azul. ?Esto es parte de hielo sur- la capa de hielo del sur.?

Porque yo nunca había estado en América austral, el continente siempre tuvo una mística especial. Desgraciadamente, la única cosa que podría decirle a usted acerca de Patagonia antes de este viaje era muy poco.

Un rato de vigoroso tecleado me hizo descubrir el hecho de que Chile es la más sana de las repúblicas devastadas por la guerra en Sudamérica, y la Patagonia ha permanecido largamente intacta a los tentáculos de la comercialización y desarrollo, aunque algunas compañías de turismo aventura tratan con su mayor esfuerzo de cambiar esta situación.

Motoaventura, por ejemplo, un pequeño equipo chileno conformado por Roberto Baum y Sonia Dvorachuk, prepara regularmente este paseo de 16 días por las hermosas tierras de los Andes. El matrimonio se especializa en tours de motocicleta por Chile, Argentina y Perú, y pronto agregará Brasil al menú.

Mi tour viajó hacia el norte desde Punta Arenas, Chile, hacia el interior del parque nacional de Torres del Paine, y desde allí serpenteado hacia sur en dirección a Tierra Fuego y el fin de la tierra en Ushuaia, Argentina. El lazo entonces duplicó espalda al norte, ladeando el Glaciar de Moreno, cruzando los Andes y terminando en el exuberante distrito del lago Chileno. Es un tour aventura por definición; la mayor parte de los caminos son de grava y caminos de tierra, por lo que requieren a motociclistas que posean experiencia todo terreno, aún cuando existe pavimento en las cercanías a ciudades más grandes. Eso dijeron, y no hay muchas ciudades grandes en esta parte del mundo.


A lo largo del camino vacío, las fabulosas formaciones geológicas, fisuras y muestras de claciación, se mantenían repitiendo. Llamar a Torres del Paine impresionante es una manera de comprenderl está en la escala Yosemite en tamaño y tesoros escénicos.

Entrando en la mística

Pasamos la primera noche en la acogedora Hostería Tres Pasos; una combinación de hostería/rancho adyacente al del de Torres Paine, una cordillera espectacular que encuadra el parque del mismo nombre. La Patagonia es rica en excelentes parques nacionales, y Torres es el más famoso, quizás el destino natural mas importante en todo Chile.

Y en Tres Pasos, nosotros estábamos justo en su patio interior. La hostería era la transición perfecta en una nueva tierra silvestre. Antes de que pudiéramos decir “buenos días” había un plato de empanadas tibio delante de nosotros y frío Pisco Sour en nuestras manos. (Pisco, en caso de que ustedes se pregunten, esa bebida nacional de Perú y Chile, hechas de uvas de Moscatel.) El alimento fue caliente y fresco y la bebida satisfaciente. La interesante conversación complementó el ambiente. El fuego crujió. La vida era buena.

A la mañana siguiente, nuestro fresco paseo hacia a las formaciones melladas de Torres del Paine demostró ser relajante – No vimos pasar otra alma en el sinuoso camino de la entrada por horas. Pero el frecuentemente árido paisaje cobraba vida en una confusión de vida salvaje. Los zorros marrones recorrían a través de nuestro sendero y ágiles montones de guanacos (primos silvestres de llamas domesticadas) se dispersaban ante de nuestras motos, asustados por el sonido “buzzsaw” de los motores. Cuando redondeamos una curva en el camino, las celebres torres – un inmenso trío de torres verticales de piedra- podría ser visto subir de un lago glacial, vacío contra un cielo cerúleo. Los góticos y gigantescos puños de basalto dando puñetazo hacia el cielo, imponiéndose completamente.

La figura de un sinuoso glaciar oscilaba por entre dedos rocosos, describiendo helados hilos en el agua turquesa. Nos unimos a varios excursionistas que miran fijamente impresionados ante la majestuosidad de la escena en silencio. ¿Los únicos sonidos? Hielo moviéndose.

Donde mirábamos, glaciares flotaban sobre el calmo y gris lago y la nieve descansaba sobre rocas volcánicas bajo un pabellón azul. Llevaba apenas unos días en el viaje, y ya estaba entumecido por el número de los tickets visuales del viaje.


Southboung

Un par de cientos de kilómetros a través de los llanos acosados por el viento y las praderas eventualmente nos dejaron en la aldea de Punta Delgada, un punto de acceso al Estrecho de Magallanes, el conocido pasaje de agua que unió al mundo hace más de tres siglos. Aquí estuvo la Patagonia entre el mar y cielo que fascinó a exploradores y escritores por siglos. Pudimos sentir que nos dirigíamos a un tipo diferente de aislamiento. Enganchamos las bicicletas en un chirriante y viejo ferry embalado con camiones de diesel sobre el canal de una milla a Tierra del Fuego. Desembarcar en la calma de la niebla se sentía surreal, y mientras cruzábamos el borde hacia Argentina podíamos sentir nuestro destino: Ushuaia, un puerto de pesca y un puesto militar en la parte más al sur del planeta.

En Tierra del Fuego, el camino del ferry castigado por el viento emergió en interminable Ruta 3, y pasamos numerosas estancias densamente pobladas de ovejas y ganado, un testamento de la actividad número uno de la isla. La Tierra del Fuego ofrecía un gran número de montañas para quebrar lo plano de las praderas, y el pasto era suave y corto, a diferencia del de las principales tierras de la pampa que era pasto para caballo. Aun así, había bastante ripio en estas partes. En teoría los neumáticos agarraban la suciedad, usando las rocas para mayor tracción, pero pronto descubriríamos que la teoría no era nuestra mejor compañera en la Patagonia – nuestros neumáticos girarían invariablemente la mitad del tiempo. Desde las estepas de arena, las serpientes de camino más largas de Argentina a través de las heladas montañas Martial antes de llegar a Ushuaia, que, juzgando por las poleras que vimos, es ciertamente la ciudad al fin del mundo.

La media docena de buses enfilados a lo largo del canal Beagle confirmaron la reputación turística de la ciudad, en parte hecha por Charles Darwin en su exploración a la Patagonia en el siglo 19.

Si quieres encontrar el verdadero final del camino, al menos hacia el sur, este pueblo es más o menos eso. No puedes viajar más al sur de Ushuaia sin usar un ferry. Caminando hacia el lugar donde íbamos a cenar esa noche, se nos recordó porqué la ropa de invierno era obligatoria y porqué la calefacción funciona todo el año- la temperatura es de 3 grados Celsius (37 grados Fahrenheit).


Baum nos recordó que aquí la carne es lo mejor. La maravilla culinaria de la Patagonia es el asado, o la tradicional barbacoa. La clásica versión de la receta incluye una vaca, o más específico todas sus partes. Cuando se prepara bien, la carne literalmente cae de los huesos sin cortarla.
El asado fueguino es un poco diferente de la versión clásica; parece ser que el cordero es mucho más popular acá abajo donde las pampas son más marrones y las ovejas son el principal sustento. El animal fue amarrado sobre un elaborado estante por un asador- el maestro de la barbacoa- después colocado verticalmente sobre el fuego con una parilla hecha a la medida y cocinado a gusto.

30 minutos después, cenamos como reyes.

Y sí, fue exquisito, pero me enamoré más del tradicional chimi churri que acompañó nuestro asado – un condimento con mucho ajo que se parece a un grueso vestido de ensalada que avivó todo lo que tocaba. Terminamos con un clásico mate, el tradicional Argentino del té de las alturas, pero con aproximadamente 3 veces el octano de hojas regulares. En este punto, en la parte más baja del planeta, ciertamente nos sentimos muy arriba.
Pero dos días en Ushuaia fueron suficientes para recordarnos lo malo de los buses de tours; añoramos volver a estar en el camino abierto, solos. Preparamos las motos y nos dirigimos de vuelta al Estrecho y a mis ya mencionadas revelaciones con el glaciar Moreno.
Cielos despejados y cálidos nos encontraron cerca de El Calafate, la ciudad más cercana a Moreno. Desde ahí, el único camino para salir de Argentina era la famosa Ruta 40, y nos hundimos dentro de ella como los optimistas ingenuos que somos. El horror de la ruta se hizo evidente en unas pocas millas: defensas agrietadas; la luz trasera posterior de Baum se rompe, las maletas se abrían, arrojando contenidos. Baum murmuró, ? Odio esta estúpida ruta. Es difícil para las motos. Pero la gente escucha sobre ella y quiere usarla por alguna razón.? La realidad martillaba nuestros manubrios y brazos, y nuestros martinis estaban definitivamente batidos. Cuando la siguiente parada, Los Antiguos, finalmente estaba a vista, todo el grupo suspiró aliviado.

Desafortunadamente para mí, me tuve que separar de este fantástico tour antes, justo cuando comenzábamos a explorar el complejo bosque lluvioso de Chile en la Carretera Austral. Responsabilidades profesionales no me permitieron completar la aventura de 16 días, así que sin muchas ganas saqué pasaje de vuelta a Norte América.
En el avión a California, examinando el movido tour que acababa de experimentar parecía casi desalentado; los increíbles contrastes y extrema belleza del lugar mezclaron mis sentidos, haciendo imposibles las categorizaciones intelectuales. Patagonia tiene tantas caras que casi desafía las descripciones, y aunque haya sido descubierto hace 400 años atrás, aún se sentía inexplorado. Es esa vastedad que no cambia la que me hizo preguntarme cómo los primeros exploradores pudieron enfrentarse a la abrumadora evidencia de su propia pequeñez. Aún así, pensé que no había nada que el sabor de un caliente asado Argentino no pudiera superar.


How to: Patagonia

Frecuentemente se cree que la Patagonia es un lugar salvaje, pero la verdad es menos hiperbólica. Es bastante seguro, con tal de que uno sea precavido, un kit de herramientas y un libro de frases son bastante prácticos. Ninguna vez me sentí en peligro en mis viajes junto a mi grupo. La belleza de Chile y Argentina son sus salvajes, abiertos y vacíos caminos. Pero eso tiene un precio – casi siempre hay una barrera de lenguaje, y el papeleo en las múltiples fronteras puede ser desalentador.

Manejar
Ir por la Patgonia puede ser difícil aún en las rutas principales. Ochenta por ciento del itinerario de Motoaventura incluía rutas de ripio; pero pocas están selladas, y algunas son simplemente brutales (Ruta 40 y Carretera Austral). Casi todas las carreteras en esta parte de Suramérica están hechas de ripio, que se siente exactamente a como suena, piedras que rompen los neumáticos que hace del manejo una experiencia para abrir los ojos. Los hombros son pesados y sueltos y el ripio puede estar ocasionalmente compuesto de rocas grandes. Los límites de velocidad son sólo sugerencias porque no puedes ir mucho más rápido en caminos mal hechos. Vehículos en esta parte del continente serán pocos.
Los grupos del tour están generalmente hechos para 4 a 8 personas, y los líderes elegirán los caminos más apropiados y el lugar según los niveles de experiencia. El tráfico de la ciudad puede ser horroroso, pero los conductores son generalmente corteses y bien comportados. Eso es bueno, porque necesitarás mantenerte atento frente a las condiciones del camino y a la abundancia de vida salvaje.

Navegación
Si eliges este organizado tour, el equipo de Motoaventura te dará los mapas básicos, pero es recomendable traer unos mapas Michelin más detallados si es necesario. Las señales son mínimas y no siempre claras. Las señales del camino indican el camino a la siguiente ciudad pero no la orientación.



Si vas a viajar solo, necesitarás comprar varios mapas regionales. Los caminos primarios son fáciles de navegar, pero un mapa más detallado te ayudará si llegas sólo a áreas remotas con pocos habitantes y servicios.

Pasajeros
Motoaventura ofrece una variedad de itinerarios, puedes traer a un pasajero contigo, pero seguramente no estarán muy cómodos en las partes de ripio como la ruta 40. Motoaventura tiene una pequeña cantidad de motos y equipamiento disponible para arrendar, incluyendo Yamaha XTs y BMW GSs.

Visa turista y pasaporte
Necesitarás un pasaporte válido, pero si te quedas menos de seis meses las visas no son necesarias. Afortunadamente, Motoaventura se hace cargo de toda la documentación para las fronteras.

Lenguaje
No se habla mucho inglés en la Patagonia y Chile, así que querrás pulir tu ?spanglish?. Frases básicas serán probablemente suficientes, y los líderes del grupo son trilingües-hablan alemán, español e inglés.

Dinero
La economía chilena es la más fuerte de Sudamérica, y sus precios lo reflejan. Argentina es un poco más fácil con la billetera desde que su economía cayó en el 2001; los consumibles son una ganga. Trae casi sólo efectivo, porque las ATM son difíciles de encontrar en pueblos pequeños. Los pueblos grandes no deberían ser problema, pero cambiar dólares puede ser toda una prueba si se cruza la frontera varias veces.

En general
Motoaventura es una brillante manera de probar la Patagonia; sus itinerarios de 16 días cubren una buena porción de tierra y de la Patagonia y su diversidad. Con eso dicho, querrás probablemente ir por algo más detallado. Permite un poco de flexibilidad y te podrás quedar más tiempo de lo que dura el tour mientras arriendas una moto para tu propia exploración.
Url :